Vivir sin trabajar
5 (100%) 1 vote

A muchas personas les gustaría vivir sin trabajar, pero desgraciadamente hoy en día no se concibe por norma general una vida en la cual las personas puedan vivir de forma holgada en cuanto a la economía se refiere, salvo contadas excepciones (grandes fortunas, herencias, premios en la lotería, etc.).

Pero aunque parezca mentira, sí que es posible. Por ello, en este artículo vamos a ver cómo se puede realizar e incluso vamos a ir más allá, es decir, generar dinero sin la necesidad de trabajar.

¡Vamos a verlo!

 

¿Es real esta posibilidad?

No es fácil conseguirlo, pero la realidad es que actualmente en España, aunque no tengamos en cuenta a la gente rica, hay muchas personas que viven sin la obligación de tener que trabajar y además tener la libertad económica de poder realizar lo que cada uno desee.

 

Objetivos

Lo primero que debes hacer es tener claro el objetivos que deseas conseguir y cómo conseguirlos. Establecer unos objetivos estructurados y que se puedan mantener a lo largo del tiempo. No suele servir la idea de dejar de trabajar porque no me gusta, y querer ganar dinero de forma rápida, ya que  es probable que con el tiempo esta estrategia se hunda por la falta de una base sólida.

¿Por qué quieres vivir sin trabajar?

Debes tenerlo claro para así determinar de cuánto dinero puedes disponer. Quizá tengas el objetivo de realizar una inversión que te de rentas, o quizá tengas una serie de pisos alquilados que te reportan rentas, lo importante es que sepas que objetivo quieres lograr y los medios de los que vas a disponer.

Parafraseando a Giorgio Semenzato, CEO de una gestora de patrimonios de gestión pasiva, “la independencia financiera se logra alcanzando un patrimonio determinado que asegure renta suficiente para cubrir los gastos que conlleva el día a día.”

Según él, existen tres pasos que todos pueden dar para lograrlo con éxito y reducir asimismo el tiempo para conseguirlo: invertir, empezar lo antes posible y elegir activos de forma inteligente, es decir, los que tienen mayor rentabilidad.

Además, a no ser que dispongas de mucho dinero, deberás plantearte un tiempo razonable para conseguir los objetivos previstos, ya que correr antes de comenzar a andar no te llevará muy lejos.

 

La mejor forma de conseguirlo

Si deseas que tu objetivo se produzca a medio o largo plazo, la mejor forma de conseguirlo es mediante el establecimiento de un plan de ahorro que te permita reunir el dinero suficiente para poder vivir sin trabajar en el futuro. Por ello, durante un tiempo determinado tendrás que hacer un esfuerzo y ahorrar, realizando aportaciones periódicas o puntuales (dependiendo de la cantidad económica de las aportaciones) que un día deberás de usar, por lo que hasta que no llegue el momento de dejar de trabajar no podrás echar mano de ellos.

En ciertos países como Estados Unidos, este plan es conocido como Movimiento FIRE. Este, es un movimiento incipiente de jóvenes que buscan la jubilación a esta edad tan temprana, y han creado un sistema para ello que se basa en el ahorro máximo y acierto positivo en las inversiones.

Es conveniente que tengas en cuenta aspectos como:

  • Reducir gastos habituales que tras estudiarlos, determines que no son necesarios.
  • Tratar de liquidar la hipoteca lo antes posible.
  • Realizar simulaciones, tratando durante un tiempo vivir ahorrando dinero y gastando lo menos posible.

Con ello, irás viendo tus progresos poco a poco y te motivarás más para seguir adelante.

 


Ver también:


Prestaciones y pensiones

Debido a que no es fácil establecer un nivel económico que permita vivir con total solvencia durante muchos años, es de considerar la posibilidad de acogerse a ciertas prestaciones y subsidios ya que durante el tiempo que vivas sin trabajar hasta que alcances la edad de jubilación y puedes percibir una pensión vitalicia (ya sea contributiva o no contributiva) te pueden dar un plus de dinero que te puede venir bien. No obstante, deberás tener en cuenta que es posible que no te adecues a los requisitos necesarios para alguna prestación o subsidio, por lo que de antemano deberás saber que opciones tienes abiertas.

A continuación te resaltamos una serie de prestaciones y subsidios que pueden ser de tu interés.

 

Prestación por desempleo

Esta prestación de carácter contributivo se percibe cuando se ha producido la pérdida involuntaria del trabajo. Esta varía en tempo y cuantía dependiendo de las cotizaciones del trabajador. De este modo, la cuantía depende de las bases de cotización por contingencias comunes en los últimos 180 días.

La duración dependerá del periodo cotizado, siendo el mínimo cotizado requerido 1 año y el máximo 6 años.

Durante los 180 primeros días se percibirá el 70% de la base reguladora y a partir del 181 el 50% de dicha base.

 

Subsidio por desempleo

Este subsidio se otorga cuando se ha terminado de cobrar la prestación por desempleo de carácter contributivo, siempre que existan una serie de responsabilidades familiares. Su duración es de 6 meses prorrogables y percibirá una prestación todos los meses es del 80 % del IPREM.

 

Renta Activa de Inserción

Esta renta es una ayuda para desempleados en situación de necesidad económica y que se encuentran en importantes dificultades para acceder a un empleo. Esta, se percibirá durante 11 meses y su abono mensual corresponde al 80% del IPREM.

Esta renta solamente sería posible percibirla si se es mayor de 45 años, emigrantes retornados mayores de 45 años, personas con un porcentaje de discapacidad como mínimo de un 33% o víctimas de violencia de género.

 

Subsidio para mayores de 52 años

El subsidio para mayores de 52 años se percibe hasta que se alcance la edad ordinaria de jubilación por lo que puede ser el más interesante de todos los subsidios y prestaciones, pero como su nombre indica, no se podrá solicitar hasta que se cumplan los 52 años. La cuantía mensual será del 80% del IPREM.

 


Si necesitas saber cuáles son los requisitos necesarios para acceder a estas prestaciones y subsidios, pincha AQUÍ


 

Conclusión

Debes tener presente que obtener dinero no es nada fácil, y menos si tienes la intención de vivir muchos años sin trabajar, porque  cuanto más se alargue, más dinero necesitarás. Por ello, debes tener muy presente que conseguir tu objetivo de vivir sin trabajar se puede alargar durante unos cuantos años. Conseguirlo va a ser un trabajo muy duro y debes tener claro que hacer y cómo hacerlo. Por ello, también sería buena decisión que optes por consultar a una persona especializada que te asesore en las gestiones necesarias.

 

Si tienes alguna duda no lo pienses más y contacta con nuestro equipo de asesores, gestionaremos tu caso de forma personal y profesional, ateniéndonos a las características específicas de este y en la mayor brevedad posible.

Comparte en tus redes sociales y ayúdanos a que llegue a más gente: